NOTICIAS

img

Merchanservis y Educachef

El pasado 1 de febrero en la sede central de Merchanservis en Barcelona, invitamos a los trabajadores a que trajeran a los peques de casa para participar en la actividad “Pequeños Chefs de Merchanservis”; un taller que con ayuda de Educachef buscaba fomentar los buenos hábitos alimenticios y la cultura del esfuerzo en la cocina.

Educachef diseño una actividad de 2 horas en la que los niños elaboraron dos platos adaptados a su edad y teniendo en cuenta consideraciones especiales como alergias e intolerancias.

Una vez llegaron los niños, les teníamos preparados unos uniformes de chefs profesionales, lo que flipó a padres y niños por igual. Los padres al ver la emoción de los niños, los dejaron en manos de las Chefs, quienes les contaron como iba a ser el taller y explicaron la importancia de lavar sus manos con agua y jabón antes de comenzar a cocinar.

Al entrar en la cocina, los Mini-Chefs se sorprendieron al ver que cada uno tenía sus propios utensilios y materiales para cocinar como todo un profesional. Las chefs habían escogido tres recetas deliciosas; un brownie de chocolate y flores de hojaldre con manzana de postres, y ternera al curry como principal. Recetas con niveles de dificultad diferentes que retarían a los niños a esforzarse al máximo.

 

Los Mini-Chefs se dispusieron a cocinar sus postres; batiendo, mezclando, amasando, untando y probando porque… ¿qué es de un buen chef si no prueba sus recetas? Finalmente, con ayuda de las chefs los niños metieron sus creaciones en el horno.  Llegados a este punto todos los niños habían perdido la timidez y el blanco de su uniforme, lo que ayudó a que el comienzo del siguiente plato fuera más ameno.

El plato principal suponía todo un reto para los Mini-Chefs, ya que se enfrentaban a trabajar con ingredientes desconocidos en su experiencia como cocineros. La ternera y su tacto fue lo que más llamo su atención. Tras unos minutos de tocarla, pincharla y pellizcarla perdieron el miedo y se dispusieron a continuar con la receta. Hasta que se encontraron con la temible cebolla, quien les arranco una que otra lágrima al picarla, pero nuestros valientes Mini-Chefs se reincorporaron victoriosos para echarlo a la sartén, y mezclarlo todo. La diversidad de ingredientes en la receta final, hizo que las Chefs pudieran explicar la pirámide alimenticia y la importancia de llevar una dieta balanceada

 

Los postres en el horno, la ternera en el sartén y trastes por toda la cocina, solo quedaba una cosa por hacer; recoger y limpiar, por lo que nuestros Mini-Chefs se pusieron manos a la obra y en un “pis-pas” dejarlo todo ordenado y limpio.

Llegó el momento decisivo, el momento más esperado de toda la tarde; el probar esos platos 3 estrellas Michelín, que con tanto esfuerzo habían elaborado (redobles de tambor). Tras el primer bocado, una gran sonoriza se reflejó en sus caras llenas de harina y chocolate, dando más que un aprobado a todo el esfuerzo e implicación que se había puesto en organizar la actividad.