Reputación de marca

img

Reputación de marca

La reputación corporativa se traduce al conjunto de sentimientos que las personas poseen de una marca; como la admiración, respeto, confianza, buena impresión y estima. Un atributo que juega un papel decisivo en el consumidor.

Los españoles somos conocidos por ser exigentes, siendo más críticos con las empresas que nuestros vecinos europeos, y esto es en gran parte porque nos encontramos sobreexpuestos a un exceso de información proveniente de diversos medios, además de siempre buscar la coherencia entre lo que dicen y hacen las marcas, hasta tal punto que esperamos que sean “Hiper-Transparentes”. Este nivel de exigencia cada vez más alto ha causado una tendencia negativa en la reputación de todas las empresas presentes en España, tal y como lo recoge el estudio “RepTrak 2018” realizado por el Reputation institute.

Pero… ¿por qué es necesario tener en cuenta la reputación de marca?, yendo a lo que nos compete, la importancia de la reputación afecta directamente en los números de la empresa. Está comprobado que mejorar 5 puntos la reputación de marca incrementa un 5,69% la intención de recomendar la marca, un 4,23% en conceder el beneficio de la duda por parte de un cliente potencial, y un 5,83% en la intención de compra.

Es por ello que la constante creación de campañas que nos posicionen en la mente del consumidor es indispensable, así como tener un plan de acción anti crisis que reduzcan al máximo las pérdidas de consumo por parte del cliente, evitando bajadas en las ventas. Por otro lado, el conocimiento del entorno social en el que desarrollamos nuestra actividad económica nos da la posibilidad de generar acciones que sean fácilmente recordadas, ya que los españoles somos muy emocionales y preferimos ver campañas en las que la marca se integra con su comunidad.

 

img

¡Lleva tu marca a la calle!

Acelera el conocimiento de tu marca sacándola a pie de calle, evocando emociones que recuerden al cliente tu firma.

 

El Street-marketing es el conjunto de todas aquellas acciones y estrategias que se llevan a cabo en la calle, con el fin de causar un mayor impacto en el público objetivo, al hacer uso de un canal de comunicación diferente al que está acostumbrado para recibir los mensajes del anunciante.

A diferencia del marketing tradicional, el Street-marketing tiene como objetivo principal generar conexiones emocionales entre el cliente y la marca, haciendo uso del factor sorpresa como herramienta fundamental para cualquier campaña, y es que son las experiencias distintas y que apelan a las emociones las más recordadas por los clientes.

Los tipos de campañas de Street marketing son muchas, desde entregar publicidad y folletos en la calle, hasta implantar un sistema de sonido que recuerde al del icónico Big-bang en Londres llevado a cabo por Taco-bell días antes de su primera apertura en Londres; o la instalación en plazas francesas de puertas que aparentemente no llevan a ningún sitio pero que al abrirlas nos muestra imágenes en tiempo real de una plaza en cualquier ciudad de Europa (campaña de SNCF). Y es que entre más creativa e innovadora sea la campaña más llamará la atención de los transeúntes.

Al llevar a cabo cualquier campaña de Street-marketing es indispensable una buena planificación del qué, cuándo y dónde se realizará la acción, los recursos necesarios y no menos importante la motorización de todos los pasos a seguir para cumplir satisfactoriamente los objetivos de la campaña.

En Merchanservis, contamos con la infraestructura, logística, personal y tecnología para llevar a cabo acciones de Street-marketing sorprendentes y novedosas. Si tienes una campaña en mente, ¡no dudes en contactarnos!

img

Estrategias de fidelización

Tarjetas, e-mail, buzoneo, obsequios, etc. son algunas de las estrategias de fidelización más comunes desde hace tiempo, pero ¿tenemos clara su importancia y beneficios para la empresa?

 

Según datos del estudio realizado por Kansas TNS, que mide la eficacia de los programas de fidelización, 7 de cada 10 españoles se muestran poco dispuestos a participar en un programa de fidelización, y muchos de los que participan terminan dándose de baja antes de los 6 meses, debido a que no consideran haber recibido ninguna recompensa al ser parte de la campaña.

Cuando ideamos una estrategia de fidelización, los primeros datos que queremos conseguir siempre son los mas básicos como:  nombre y apellidos, género y datos de contacto (e-mail, teléfono, dirección). Pero el mayor error es quedarnos satisfechos solo con estos, ya que para realizar una campaña que mantenga al cliente interesado hay que obtener más información como: ¿cuáles fueron los últimos productos que compró?, ¿cuándo los adquirió?, ¿cuáles son sus tiendas habituales?, ¿le interesarían productos complementarios?, ¿cuándo cumple años?, entre más datos obtengamos del cliente, más eficientes seremos al segmentarlos.

La clave para una buena campaña de fidelización es la personalización de la misma, y es que a los clientes les aburren los mensajes genéricos y mal dirigidos, por ello una base de datos en continuo crecimiento y actualización es la forma más sencilla de poder ofrecer mensajes que realmente interesen al cliente. Por otro lado, al usuario no solo hay que hacerle llegar ofertas y promociones, podemos generar campañas para incentivar las visitas a las tiendas físicas por medio de invitaciones a eventos, muestras y clases, ya que esto incrementa las posibilidades de que al salir del espacio comercial este usuario haya adquirido algún producto; o una campaña de cumpleaños en la que felicitamos al cliente vía e-mail y le invitamos a celebrar su cumpleaños en nuestra tienda física con un obsequio.

Al usuario hay que incentivarlo para que nuestra base de datos crezca y podamos obtener un perfil completo de nuestro cliente, y es que el número de campañas que podemos generar es directamente proporcional a la cantidad de datos que poseemos del cliente, ofreciéndonos la posibilidad de retener al cliente en una época en que la fidelidad no es común.

img

El “Black Friday” en España

El Black Friday es una fórmula importada de EEUU que inaugura la temporada de compras navideñas con significativas rebajas cada vez en mayor número de tiendas y marcas, tanto físicas como online.

En España, se incorporó de forma “tímida” en el año 2010 de la mano de Apple, y aunque se llegó a pensar que no tendría una buena acogida, en el año 2017 supuso para muchas marcas la oportunidad de alcanzar grandes objetivos de venta. Según datos de Netrica se llegaron a contabilizar 7 millones de pedidos desde terminales desktop.

De hecho, los días que rodean al Black Friday, también han experimentado grandes aumentos de venta, de tal forma que en España las ofertas se alargan hasta el domingo y en algunos casos toda la semana.

Este año, el Black Friday estará marcado por la amenaza de huelga de 2 de las empresas logísticas más importantes en España: Amazon y Correos. De este modo, según datos aportados por TiendeoGeotracking este año solo el 20% de los consumidores prevé realizar compras a través de internet frente a un augurado incremento de visitas en tienda, que ya aumentó en un 38% en el año 2017.

El 58% de los encuestados españoles pronostica que comprará productos de moda y calzado, en los que se espera un gasto medio de 238€; seguidos por artículos de electrónica (45,5%) con un gasto medio de 383€.

Como apunte, el Black Friday no supone solo la inauguración de la temporada de compras navideñas, sino también el comienzo de contrataciones para los refuerzos navideños, alargando el calendario de Campaña de Navidad.